Síntesis Curricular

José Antonio Medina Trejo es egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, de la carrera de Comunicación Social (1998). En esa misma casa de estudios obtuvo el grado de Maestro en Comunicación y Política en 2007.

En el ámbito profesional, se desempeña actualmente como periodista independiente, profesor de periodismo en la UACM y consultor *.

Colaboró por casi 14 años en el Suplemento Letra S del periódico La Jornada. En esa organización editorial fundó en 1998 la Agencia de Información NotieSe. www.notiese.org en donde formó y capacitó para el trabajo periodístico a un centenar de estudiantes de comunicación de diversas universidades públicas de la ciudad de México.

Ha colaborado en una decena de medios escritos como Milenio, El Independiente y La Jornada; en revistas como Zócalo, Etcétera, Voces del Desarrollo, No tan Queer, Ohm, CAMP, Boys and Toys, DFensor, AZ, entre otras. Ha emprendido proyectos independientes de radio por internet: NotieSe Radio Noticias, Sexibilízate y Letra S Radio, ésta última en Código D.F.

En 2005 ganó el Premio Internacional de Periodismo "Rosa Cisneros" que otorga cada dos años la IPPF-ONU. Asimismo, ganó el primer lugar del Premio de Periodismo "Rostros de la Discriminación", que otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Consejo Nacional contra la Discriminación (CONAPRED) y la Fundación Manuel Buendía. Junto al equipo de Letra S, ganó el "Premio Nacional de Periodismo" en 2001 por mejor publicación cultural. En 2004 ganó con el equipo Centauro Comunicaciones el premio "Pantalla de Cristal" por mejor guión con el documental "En la carretera".

En 2005 realizó el documental: "Octavio Acuña, un crimen de odio por homofobia" que se difundió en Canal Once, Canal 22, TVUNAM; en televisoras de Francia y España; además de recorrer festivales de documental en todo América Latina, Estados Unidos, Canadá y España.

En el ámbito académico ha impartido las materias de periodismo literario, de investigación, producción radiofónica, comunicación intercultural, metodología cualitativa y enfoque estructuralistas en comunicación en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en los periodos 2007-I a 2009 II y de 2011- I a la fecha). Asimismo, ha formado parte del cuerpo académico del diplomado Teoría y Práctica de las Organizaciones Civiles con Trabajo en Disidencia Sexual y VIH/sida en México en los periodos 2008-II/2009-I y 2012 II-I. De 1997 al 2009 dirigió 12 tesis de licenciatura (UAM,UNAM e Iberoamericana). Actualmente dirige 6 tesis en la UACM y una en la UNAM.

Por su trabajo periodístico y compromiso social por los derechos humanos, en 2009 fue nombrado por el CONAPRED como Embajador contra la Discriminación en los medios de comunicación.

Ha impartido un centenar de ponencias en diversas Universidades, Foros y Congresos de 1997 a la fecha, con temas relacionados a los derechos humanos de personas que viven con VIH/sida, diversidad sexual, medios de comunicación y la función social que cumplen éstos respecto a los DDHH, sexualidad, diversidad sexual, el VIH/sida, la clase y el género. Ha sido facilitador en talleres, diplomados y seminarios (desde hace una década) dirigidos a periodistas, estudiantes de comunicación y activistas. Ha implementado una metodología para la incidencia en medios de comunicación. Esta labor la ha llevado a más de 12 estados de la república mexicana, además de países como Perú, Uruguay, Brasil, El Salvador y Ecuador.

* Dirige AM Comunicación e Información que ofrece acompañamiento y asesoramiento a instituciones públicas o privadas, organismos nacionales e internacionales en temas de DDHH, diversidad sexual, derechos sexuales y reproductivos, VIH/sida, elaboración de estrategias de comunicación, etc. Asimismo, ofrece la impartición de conferencias o docencia en clases especiales en universidades, coordinar talleres, seminarios, foros o congresos en los temas antes mencionados.

Datos:
Mail: j_medina27@hotmail.com / Facebook: Antonio Medina / Tw: @antoniomedina41

  • Curriculum a detalle      






  • Derechos humanos -
  • Conferencistas -
  • Diversidad sexual -
  • Estrategias de comunicación -
  • Proyectos de investigación -
  • VIH -
  

A 30 años del terremoto de 85

Sep 17, 2015 Comentarios desactivados en A 30 años del terremoto de 85 by

Por Antonio Urby Herrera

Hace 30 años! El 19 de septiembre de 1985 en un descalabro nos retrataron en la vil desnudez cuando surgió el instinto de supervivencia, porque se acomodó el pánico en ciernes y la huida de la habitación a punto de derrumbarse fue la mejor opción. La oscilación, el vaivén, el temor creciente, el murmullo de la tierra sobresaltaron a buena parte del centro del país, pero sobre todo a la ciudad de Mexico. El crujir de muros, traves, pilares, fachadas, en la Bondojo, la Morelos, la Roma, el Centro Histórico fueron testigos de la crónica insoslayable de un nuevo estadio, de una dimensión trágica que motivó una respuesta concreta y masiva.

La emergencia nacional llegó tras un terremoto de 8.1 grados que descobijó la corrupción, la falta de planeación, la inacción gubernamental, la pasividad, la tozudez y como en una vitrina en lamentable exhibición el país se mostró en todo sus defectos hacia dentro y hacia afuera.

Miles de muertos y heridos en cifras que subían o bajaban según el ánimo de las autoridades. Ayuda internacional rechazada en principio y luego recibida, mucha de la cual no llegó a quien la requería. Edificios gubernamentales en su mayoría cayeron con el movimiento y la indignación creció con los días así como la rebeldía de aquellos voluntarios rescatistas que se negaron a quedarse en casa cuando el gobierno lo ordenó y salvaron personas atrapadas bajo los escombros sin más herramientas que picos y palas. Los capitalinos auxiliaron a sus pares, se condolieron del dolor ajeno, de los que perdieron sus pertenencias. Repartieron comida para los voluntarios organizándose en turnos, formando cadenas para retirar escombros de aquellos edificios tumbados como barajas y el grito animoso retumbaba cuando hallaban vivos.

El viernes 20 la réplica de magnitud 7.3 cimbró la poca entereza que quedaba y los rezos, las súplicas no se hicieron dejar de escuchar, los edificios ya dañados se agrietaron o cayeron; el dolor, el espanto creció y la gente no quizo regresar a sus viviendas. Las calles eran espacios de vivienda para los damnificados y así fue hasta por 8 meses. El ejército acordonaba las zonas derruidas, en otros lugares se veían ir y venir los voluntarios. Cuando salías a la calle y recorrías las zonas dañadas el hedor a muerte, a humedad, flotaba en el aire. El silencio era un golpe respetuoso entre los transeúntes que portaban mascarillas para evitar cualquier de contagio.

El hotel Regis en avenida Juárez cayó e incendió, el Super Leche entre Victoria y Artículo 123 sobre San Juan de Letrán, Televisa sobre Chapultepec colapsó, El Hospital General el Centro Médico, el edificio Nuevo León en Tlatelolco, el multifamiliar Juárez, las secretarías de Comunicaciones y Transportes, de Marina, de Comercio y Fomento Industrial, la procuraduría del Distrito Federal, la torre I del conjunto Pino Suárez, la unidad central del Conalep, el Conalep en avenida Juárez y Humboldt en donde muchos estudiantes murieron aplastados, entre algunos de los 400 inmuebles caídos.

Lo que más recuerdo de esos días es que la sociedad se organizó a pesar de la inacción del gobierno y salvaron cientos de personas incluso a costa de sus vidas, arrastrándose bajo losas, escarbando con sus propias manos buscando sonidos o rastros de vida; formando cadenas humanas quitando piedras o varillas. En la preparatoria 9 donde estudiaba en ese entonces, así como en otras escuelas, organizaron un centro de acopio para damnificados, de tal forma la constancia y empeño de estudiantes duraron días intentando devolver la dignidad a los que perdieron todo.

No olvido que se iniciaron movimientos de reclamo como el realizado por las costureras que trabajaban casi en esclavitud y muchas murieron aplastadas y que las sobrevivientes al solicitar ayuda de los patrones se dieron cuenta que valían menos que la maquinaria con la que hacían su trabajo. También recuerdo a los damnificados que se organizaron en coordinadoras para conseguir que los escucharan y pudieran tener viviendas dignas.

Un breve recuento de un derrumbe de la mediocridad, de una gran sacudida de conciencia de una sociedad minimizada por los usos y costumbres de una élite política aferrada al poder durante 50 años en aquel entonces. ¿Hoy necesitamos un nuevo terremoto para liberarnos del conformismo?

Foto: Marco Antonio Cruz

Comentarios

comentarios

Página en blanco

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.