Síntesis Curricular

José Antonio Medina Trejo es egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, de la carrera de Comunicación Social (1998). En esa misma casa de estudios obtuvo el grado de Maestro en Comunicación y Política en 2007.

En el ámbito profesional, se desempeña actualmente como periodista independiente, profesor de periodismo en la UACM y consultor *.

Colaboró por casi 14 años en el Suplemento Letra S del periódico La Jornada. En esa organización editorial fundó en 1998 la Agencia de Información NotieSe. www.notiese.org en donde formó y capacitó para el trabajo periodístico a un centenar de estudiantes de comunicación de diversas universidades públicas de la ciudad de México.

Ha colaborado en una decena de medios escritos como Milenio, El Independiente y La Jornada; en revistas como Zócalo, Etcétera, Voces del Desarrollo, No tan Queer, Ohm, CAMP, Boys and Toys, DFensor, AZ, entre otras. Ha emprendido proyectos independientes de radio por internet: NotieSe Radio Noticias, Sexibilízate y Letra S Radio, ésta última en Código D.F.

En 2005 ganó el Premio Internacional de Periodismo "Rosa Cisneros" que otorga cada dos años la IPPF-ONU. Asimismo, ganó el primer lugar del Premio de Periodismo "Rostros de la Discriminación", que otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Consejo Nacional contra la Discriminación (CONAPRED) y la Fundación Manuel Buendía. Junto al equipo de Letra S, ganó el "Premio Nacional de Periodismo" en 2001 por mejor publicación cultural. En 2004 ganó con el equipo Centauro Comunicaciones el premio "Pantalla de Cristal" por mejor guión con el documental "En la carretera".

En 2005 realizó el documental: "Octavio Acuña, un crimen de odio por homofobia" que se difundió en Canal Once, Canal 22, TVUNAM; en televisoras de Francia y España; además de recorrer festivales de documental en todo América Latina, Estados Unidos, Canadá y España.

En el ámbito académico ha impartido las materias de periodismo literario, de investigación, producción radiofónica, comunicación intercultural, metodología cualitativa y enfoque estructuralistas en comunicación en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en los periodos 2007-I a 2009 II y de 2011- I a la fecha). Asimismo, ha formado parte del cuerpo académico del diplomado Teoría y Práctica de las Organizaciones Civiles con Trabajo en Disidencia Sexual y VIH/sida en México en los periodos 2008-II/2009-I y 2012 II-I. De 1997 al 2009 dirigió 12 tesis de licenciatura (UAM,UNAM e Iberoamericana). Actualmente dirige 6 tesis en la UACM y una en la UNAM.

Por su trabajo periodístico y compromiso social por los derechos humanos, en 2009 fue nombrado por el CONAPRED como Embajador contra la Discriminación en los medios de comunicación.

Ha impartido un centenar de ponencias en diversas Universidades, Foros y Congresos de 1997 a la fecha, con temas relacionados a los derechos humanos de personas que viven con VIH/sida, diversidad sexual, medios de comunicación y la función social que cumplen éstos respecto a los DDHH, sexualidad, diversidad sexual, el VIH/sida, la clase y el género. Ha sido facilitador en talleres, diplomados y seminarios (desde hace una década) dirigidos a periodistas, estudiantes de comunicación y activistas. Ha implementado una metodología para la incidencia en medios de comunicación. Esta labor la ha llevado a más de 12 estados de la república mexicana, además de países como Perú, Uruguay, Brasil, El Salvador y Ecuador.

* Dirige AM Comunicación e Información que ofrece acompañamiento y asesoramiento a instituciones públicas o privadas, organismos nacionales e internacionales en temas de DDHH, diversidad sexual, derechos sexuales y reproductivos, VIH/sida, elaboración de estrategias de comunicación, etc. Asimismo, ofrece la impartición de conferencias o docencia en clases especiales en universidades, coordinar talleres, seminarios, foros o congresos en los temas antes mencionados.

Datos:
Mail: j_medina27@hotmail.com / Facebook: Antonio Medina / Tw: @antoniomedina41

  • Curriculum a detalle      






  • Derechos humanos -
  • Conferencistas -
  • Diversidad sexual -
  • Estrategias de comunicación -
  • Proyectos de investigación -
  • VIH -
  

Morenismo: ¿cerdos orwellianos?

Mar 11, 2019 Comentarios desactivados en Morenismo: ¿cerdos orwellianos? by

Por Antonio Medina Trejo*

“El poder corrompe, el poder absoluto corrompe de manera absoluta”
Rick Warren

La fábula de La Rebelión en la Granja, de George Orwell (1945), es el mejor ejemplo del autoritarismo de quienes luchan con el pueblo para derrocar al régimen opresor, autoritario, criminal y corrupto. Una vez que lo logran, lejos de traer prosperidad, comienzan a hacer lo mismo que criticaron y por lo cual lucharon con el “pueblo bueno”, pobre, de costumbres nobles, fiel y trabajador, pero que en su afán y deseo libertario, otorgó a los líderes un cheque en blanco para que ejercieran el mandato y la gobernanza con ética y con base en leyes, esas mismas que el viejo régimen desconocía.

Esta fábula, inspirada en la Revolución rusa que lideró Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) en contra del totalitarismo encabezado por José Stalin, cobra sentido cada que vemos ejemplos fehacientes de países donde ha habido cambios de régimen tras enfrentar a sistemas totalitarios con la promesa de generar transformaciones importantes a partir del derrocamiento de la clase gobernante putrefacta y falaz.

Luego de la revolución política y social, el logro colectivo estrena gobernantes, pero al paso del tiempo, se observa, a veces rápidamente, que la dirigencia nueva proveniente del “pueblo bueno” y que enarbola aspiraciones de la colectividad, repite el mismo sistema de opresión: es demagoga pero carismática, le habla directo al pueblo, pero en ella anida el egocentrismo. Es mesiánica, pues al ejercer el poder comienza a enloquecer, pierde la noción de la realidad y actúa igual o peor que los derrotados.

A fin de cuentas, la metáfora que subyace en la obra de George Orwell es la crítica al poder despótico que transforma a las personas, a quienes teniendo el control de las instituciones del Estado les despierta ambiciones y deseo de dominio. Todo por encima de las reglas, sin respetar procesos formales con otros poderes del Estado. Llenos de soberbia, se deslumbran con el poder al que se aferran de manera absoluta actuando unilateralmente en detrimento del pueblo que confió en ellos.

Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia, dice el refrán popular, pero querámoslo o no, lo que estamos viendo en México luego del 1º de julio de 2018 sobre la supuesta 4ª Transformación, es que las expectativas no se están cumpliendo. No hay ningún cambio de régimen, sólo de siglas, pues el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comporta igual o peor que aquellos que cotidianamente criticó por más de tres lustros.

En ese sentido, es preciso tener honestidad y valor ético para exigirle cumpla con las promesas hechas durante los largos años de su campaña electoral. Ese “pueblo bueno” que le dio su voto no lo hizo para que él impusiera a un #FiscalCarnal, ni a magistradas amigas con probado conflicto de interés empresarial o ignorantes de temas básicos de derechos humanos. Tampoco para que decidiera compras multimillonarias de pipas sin que dichas adquisiciones pasaran por los procesos convencionales de mínima transparencia; o para que hiciera uso de los recursos de la clase trabajadora (afores) e hipotecarlos para ser pagados por futuras generaciones, tal como lo hizo el PRI con el Fondo Bancario de Protección al Ahorro y que su momento él criticó férreamente.

Los más de 30 millones de personas que depositaron su confianza en el cambio que suponía votar por López Obrador, no lo hicieron para que las niñas y los niños beneficiarios de las estancias infantiles tengan que estar al cuidado de sus abuelos. Tampoco votaron para que hiciera consultas a modo o para que el “pueblo bueno” decidiera en un referéndum si un sector social minoritario debe o no tener derechos.

Es preciso también decirle que el Estado mexicano es laico por lo que los asuntos de fe deben permanecer en la esfera personal y no ser mezclados con lo político, pues esa conjunción puede servir para lucrar con lo espiritual. Buena parte de sus votantes no olvidan que los preceptos inamovibles de la fe cristiana se contraponen a temas como los derechos sexuales y reproductivos, la diversidad sexual, el uso lúdico de las drogas blandas y otros temas de moral religiosa que violan el derecho al libre albedrío de las personas.

El arribo de Morena al poder no ha resultado en un cambio sustancial con respecto al PRI como muchos esperaban. Las promesas de unidad hechas por López Obrador no se están cumpliendo. Por el contrario, ofende y estigmatiza a quienes considera sus contrincantes. Su estrategia de debilitar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a los órganos autónomos, a la sociedad civil, al empresariado, a la prensa y todos los que lo cuestionen, nos indica que quiere ejercer un poder absoluto. La actitud del Jefe del Ejecutivo se replica en las microesferas del poder morenista en el ámbito legislativo, en las instituciones públicas y en los espacios de la sociedad donde ser morenista significa tener el poder y el aval para imponerse sobre los demás, todo al más fiel estilo priísta.

Por ello, releer en este momento La Rebelión en la Granja de George Orwell resulta oportuno por las analogías que estamos viendo a escasos 100 días del nuevo gobierno, pues se empiezan a ver similitudes entre los cerdos orwellianos de la fábula de principios del siglo pasado con los morenistas de la supuesta 4ª Transformación del siglo XXI, que al ostentar sus cargos se vuelven como los cerdos de Orwell: olvidan promesas, traicionan al pueblo, ejecutan acciones que contravienen beneficios sociales, no toleran la crítica, reprimen a sus adversarios, abusan del poder, son autoritarios, no quieren contrapesos… todo en aras de hacerse de rentables clientelas políticas.

¿Qué más le faltará hacer a la 4ª Transformación para tener el poder absoluto? ¿Las críticas, razones, argumentos y consejos de rectificar serán escuchadas por quienes, como Carlos Salinas de Gortari, no ven ni escuchan? ¿Hasta cuándo quienes le dieron su voto de confianza a López Obrador resistirán? ¿Lo seguirán avalando? ¿El activismo le seguirá perdonando la estigmatización, la exclusión, y la división? ¿La avalancha de problemas que están generando las ocurrencias del presidente las resistirá el “pueblo bueno” que votó por él? ¡Apenas van 100 días!

@antoniomedina41
#AMLONoEntiendeQueNoEntiende
#AsiNoSrPresidente
#SociedadCivil
#OSC

Comentarios

comentarios

Opinión

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.