Síntesis Curricular

José Antonio Medina Trejo es egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, de la carrera de Comunicación Social (1998). En esa misma casa de estudios obtuvo el grado de Maestro en Comunicación y Política en 2007.

En el ámbito profesional, se desempeña actualmente como periodista independiente, profesor de periodismo en la UACM y consultor *.

Colaboró por casi 14 años en el Suplemento Letra S del periódico La Jornada. En esa organización editorial fundó en 1998 la Agencia de Información NotieSe. www.notiese.org en donde formó y capacitó para el trabajo periodístico a un centenar de estudiantes de comunicación de diversas universidades públicas de la ciudad de México.

Ha colaborado en una decena de medios escritos como Milenio, El Independiente y La Jornada; en revistas como Zócalo, Etcétera, Voces del Desarrollo, No tan Queer, Ohm, CAMP, Boys and Toys, DFensor, AZ, entre otras. Ha emprendido proyectos independientes de radio por internet: NotieSe Radio Noticias, Sexibilízate y Letra S Radio, ésta última en Código D.F.

En 2005 ganó el Premio Internacional de Periodismo "Rosa Cisneros" que otorga cada dos años la IPPF-ONU. Asimismo, ganó el primer lugar del Premio de Periodismo "Rostros de la Discriminación", que otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Consejo Nacional contra la Discriminación (CONAPRED) y la Fundación Manuel Buendía. Junto al equipo de Letra S, ganó el "Premio Nacional de Periodismo" en 2001 por mejor publicación cultural. En 2004 ganó con el equipo Centauro Comunicaciones el premio "Pantalla de Cristal" por mejor guión con el documental "En la carretera".

En 2005 realizó el documental: "Octavio Acuña, un crimen de odio por homofobia" que se difundió en Canal Once, Canal 22, TVUNAM; en televisoras de Francia y España; además de recorrer festivales de documental en todo América Latina, Estados Unidos, Canadá y España.

En el ámbito académico ha impartido las materias de periodismo literario, de investigación, producción radiofónica, comunicación intercultural, metodología cualitativa y enfoque estructuralistas en comunicación en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en los periodos 2007-I a 2009 II y de 2011- I a la fecha). Asimismo, ha formado parte del cuerpo académico del diplomado Teoría y Práctica de las Organizaciones Civiles con Trabajo en Disidencia Sexual y VIH/sida en México en los periodos 2008-II/2009-I y 2012 II-I. De 1997 al 2009 dirigió 12 tesis de licenciatura (UAM,UNAM e Iberoamericana). Actualmente dirige 6 tesis en la UACM y una en la UNAM.

Por su trabajo periodístico y compromiso social por los derechos humanos, en 2009 fue nombrado por el CONAPRED como Embajador contra la Discriminación en los medios de comunicación.

Ha impartido un centenar de ponencias en diversas Universidades, Foros y Congresos de 1997 a la fecha, con temas relacionados a los derechos humanos de personas que viven con VIH/sida, diversidad sexual, medios de comunicación y la función social que cumplen éstos respecto a los DDHH, sexualidad, diversidad sexual, el VIH/sida, la clase y el género. Ha sido facilitador en talleres, diplomados y seminarios (desde hace una década) dirigidos a periodistas, estudiantes de comunicación y activistas. Ha implementado una metodología para la incidencia en medios de comunicación. Esta labor la ha llevado a más de 12 estados de la república mexicana, además de países como Perú, Uruguay, Brasil, El Salvador y Ecuador.

* Dirige AM Comunicación e Información que ofrece acompañamiento y asesoramiento a instituciones públicas o privadas, organismos nacionales e internacionales en temas de DDHH, diversidad sexual, derechos sexuales y reproductivos, VIH/sida, elaboración de estrategias de comunicación, etc. Asimismo, ofrece la impartición de conferencias o docencia en clases especiales en universidades, coordinar talleres, seminarios, foros o congresos en los temas antes mencionados.

Datos:
Mail: j_medina27@hotmail.com / Facebook: Antonio Medina / Tw: @antoniomedina41

  • Curriculum a detalle      






  • Derechos humanos -
  • Conferencistas -
  • Diversidad sexual -
  • Estrategias de comunicación -
  • Proyectos de investigación -
  • VIH -
  

Sodoma y los placeres prohibidos en el Vaticano

Abr 08, 2020 Comentarios desactivados en Sodoma y los placeres prohibidos en el Vaticano by

Reseña

Por Antonio Medina Trejo

Sodoma, poder y escándalo en el Vaticano relata la vida sexual de decenas de sacerdotes, obispos y cardenales, que bajo el manto púrpura de la Iglesia Católica, ejercen su sexualidad de manera culposa y clandestina sin asumirla como homosexual o gay; mientras que en lo público, desde el púlpito, la gran mayoría de ellos son activos promotores del odio y la discriminación hacia quienes viven y ejercen su homosexualidad libremente.

Sodoma es un libro extraordinariamente bien documentado. Es un ejercicio excelso del periodismo de investigación que logra en cuatro años documentar testimonios de 41 cardenales, decenas de obispos y sacerdotes, seminaristas, activistas y estudiosos de la iglesia católica, sin olvidar a los adorables gigolós.

En 630 páginas el periodista francés Frédéric Martell (2019), devela la doble moral de una institución de hombres donde se encubre la homosexualidad y la doble vida mientras que ésta no sea disoluta o escandalosa. Tal vez por ello, esos hombres se erigen como paladines de la moral y las buenas costumbre en sus homilías, al tiempo que en los confesionarios castigan a quienes son como ellos y los conminan a desistir de sus deseos homoeróticos.

Sodoma escudriña la homofobia de una institución milenaria basada en preceptos y fundamentos teológicos que plantean el binarismo sexual como lo natural, mientras que en la vida cotidiana del Estado más pequeño del mundo, religiosos de todas las nacionalidades se desprenden de sus alzacuellos en las noches lúbricas de Roma para salir a comprar sexo masculino en los lugares más populares de encuentro homosexual.

Y no sólo los sacerdotes o seminaristas jóvenes salen a la caza de hombre guapos a las calles italianas. A los lugares de encuentro gay acuden jerarcas de países lejanos que buscan exquisitos gustos carnales para desfogar su libido reprimida con mancebos de todas las razas que ejercen el trabajo sexual. Son clientes culposos fácilmente identificables por los prostitutos que saben que están dispuestos a pagar altos costos por sus placeres prohibidos.

Martell se mete de lleno a los submundos de la Roma clerical donde jóvenes de belleza exuberante le relatan sus experiencias con hombres de poder político que departen con el Papa por las mañanas y por las noches se rinden ante los cuerpos vigorosos de alegres jóvenes italianos o inmigrantes ilegales.

Esos hombres de moral severa en público y distraída en la red social de ligue gay grindr, son los que han construido el falso relato sobre la ideología de género y que influyen en gobiernos de todo el mundo para evitar se legisle a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo o para detener campañas de prevención del VIH/sida y el uso del condón en países pobres.

Un planteamiento de este libro es que no necesariamente existe un lobby gay al interior del Vaticano, pero sí un grupo de jerarcas con mucho poder que luchan por influir en las decisiones políticas del Estado Vaticano y que se han apropiado del manejo financiero de esa institución bajo la premisa diabólica de que “el dinero es poder”, mismo que necesitan para imponer en espacios estratégicos a líderes ultra conservadores que mantengan viva la ideología de extrema derecha de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que por de más está decir, sus pontificados fueron particularmente homofóbicos a pesar de estar ambos rodeados de ayudantes y jerarcas homosexuales.

El mundo de Sodoma es queer sin lugar a dudas. Tiene personajes altamente raros. Son machos amanerados, exquisitos en sus modales y de exóticos gustos. Sus referencias teóricas en conversaciones cultas contrastan con su homofobia y misoginia discursiva; se travisten con indumentarias y joyas que rayan el lo kitsch. Sus prendas celestiales no son sólo un insulto al buen gusto, sino una humillación a la supuesta humildad que deben prodigar los siervos de dios, pues esos hombres ostentosos compran sus atuendos religiosos y joyas en las boutiques y joyerías más exclusivas de Italia a costos nada humildes.

Un tema que no es propósito del libro pero que sale a relucir constantemente en algunos capítulos de Sodoma es la pederastia eclesiástica, denunciada en todo el mundo y que a decir del autor es uno de los motivos por los cuales Benedicto XVI dimitió a su cargo de pontífice al ser un problema muy extendido en su iglesia, que al igual que su antecesor, Juan Pablo II, encubrió y no pudo hacer nada por revertir ese endémico cáncer.

En el relato de los casos más escandalosos en el mundo está el odiado pederasta mexicano, Marcial Maciel, que murió en plácido retiro sin ser juzgado en vida ni por su iglesia ni por la justicia civil de nuestro país que sigue protegiendo a otros encubridores de pederastas como Norberto Rivera Carrera.

A decir de Martell, dos escándalos de Vatileaks, tanto el primero que reveló documentos secretos de la Santa Sede para desestabilizar el pontificado de Benedicto XVI, como el segundo, que tuvo que ver con la corrupción en el Vaticano, fueron perpetrados por homosexuales cercanos al pontífice y que a final de cuentas detonaron, junto con los escándalos de pederastia, la dimisión de Benedicto XVI, que siempre arremetió contra la homosexualidad y muy poco en contra de los delitos de abuso sexual de sus sacerdotes, obispos y cardenales.

En torno a dichos escándalos, plantea Martell, estuvieron detrás razones ideológicas que confrontaron a los ultra conservadores aliados de Benedicto XVI con los moderados cercanos a Francisco; corrupción en torno a los muy cercanos de Juan Pablo II y Benedicto XVI; chantaje sexual de obispos y arzobispos de ambos bandos; y, el ego de jerarcas que anhelaban acceder a cargos de poder político dentro del Vaticano.

El autor investiga en los archivos de la Santa Sede y logra llegar a los sótanos de la baja moral religiosa donde los príncipes de la iglesia de Roma se traicionan, se apuñalan unos a otros, y prostituyen su fe por la avaricia y los anhelos desmedidos de estar en el centro gravitacional del poder de la Iglesia Católica.

Sí. No es novedad, pero es preciso decirlo, los religiosos pueden ser homosexuales: activos o pasivos, lethers, travestis o amantes del bondage. Algunos ejercen su sexualidad con adultos de manera consensuada, otros, por desgracia, abusan de su poder y cometen delitos sexuales con menores de edad. Mienten en público. Enjuician el amor ajeno y diverso. Promueven “terapias reparadoras” que violan el derecho a la salud de niños, jóvenes y adultos.

Son “antigáis en público y homosexuales en privado”, sentencia Frédéric Martell, quien le da el beneficio de la duda al Papa Francisco luego de su famosa declaración “quién soy yo para juzgarlos”, y deja claro siempre su postura en contra de la hipocresía y la deshonestidad de quienes tienen la misión en la tierra de engendrar amor, compasión y solidaridad, mas no soberbia, egolatría y avaricia.

@antoniomedina41

Comentarios

comentarios

Opinión

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.