Síntesis Curricular

José Antonio Medina Trejo es egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, de la carrera de Comunicación Social (1998). En esa misma casa de estudios obtuvo el grado de Maestro en Comunicación y Política en 2007.

En el ámbito profesional, se desempeña actualmente como periodista independiente, profesor de periodismo en la UACM y consultor *.

Colaboró por casi 14 años en el Suplemento Letra S del periódico La Jornada. En esa organización editorial fundó en 1998 la Agencia de Información NotieSe. www.notiese.org en donde formó y capacitó para el trabajo periodístico a un centenar de estudiantes de comunicación de diversas universidades públicas de la ciudad de México.

Ha colaborado en una decena de medios escritos como Milenio, El Independiente y La Jornada; en revistas como Zócalo, Etcétera, Voces del Desarrollo, No tan Queer, Ohm, CAMP, Boys and Toys, DFensor, AZ, entre otras. Ha emprendido proyectos independientes de radio por internet: NotieSe Radio Noticias, Sexibilízate y Letra S Radio, ésta última en Código D.F.

En 2005 ganó el Premio Internacional de Periodismo "Rosa Cisneros" que otorga cada dos años la IPPF-ONU. Asimismo, ganó el primer lugar del Premio de Periodismo "Rostros de la Discriminación", que otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Consejo Nacional contra la Discriminación (CONAPRED) y la Fundación Manuel Buendía. Junto al equipo de Letra S, ganó el "Premio Nacional de Periodismo" en 2001 por mejor publicación cultural. En 2004 ganó con el equipo Centauro Comunicaciones el premio "Pantalla de Cristal" por mejor guión con el documental "En la carretera".

En 2005 realizó el documental: "Octavio Acuña, un crimen de odio por homofobia" que se difundió en Canal Once, Canal 22, TVUNAM; en televisoras de Francia y España; además de recorrer festivales de documental en todo América Latina, Estados Unidos, Canadá y España.

En el ámbito académico ha impartido las materias de periodismo literario, de investigación, producción radiofónica, comunicación intercultural, metodología cualitativa y enfoque estructuralistas en comunicación en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en los periodos 2007-I a 2009 II y de 2011- I a la fecha). Asimismo, ha formado parte del cuerpo académico del diplomado Teoría y Práctica de las Organizaciones Civiles con Trabajo en Disidencia Sexual y VIH/sida en México en los periodos 2008-II/2009-I y 2012 II-I. De 1997 al 2009 dirigió 12 tesis de licenciatura (UAM,UNAM e Iberoamericana). Actualmente dirige 6 tesis en la UACM y una en la UNAM.

Por su trabajo periodístico y compromiso social por los derechos humanos, en 2009 fue nombrado por el CONAPRED como Embajador contra la Discriminación en los medios de comunicación.

Ha impartido un centenar de ponencias en diversas Universidades, Foros y Congresos de 1997 a la fecha, con temas relacionados a los derechos humanos de personas que viven con VIH/sida, diversidad sexual, medios de comunicación y la función social que cumplen éstos respecto a los DDHH, sexualidad, diversidad sexual, el VIH/sida, la clase y el género. Ha sido facilitador en talleres, diplomados y seminarios (desde hace una década) dirigidos a periodistas, estudiantes de comunicación y activistas. Ha implementado una metodología para la incidencia en medios de comunicación. Esta labor la ha llevado a más de 12 estados de la república mexicana, además de países como Perú, Uruguay, Brasil, El Salvador y Ecuador.

* Dirige AM Comunicación e Información que ofrece acompañamiento y asesoramiento a instituciones públicas o privadas, organismos nacionales e internacionales en temas de DDHH, diversidad sexual, derechos sexuales y reproductivos, VIH/sida, elaboración de estrategias de comunicación, etc. Asimismo, ofrece la impartición de conferencias o docencia en clases especiales en universidades, coordinar talleres, seminarios, foros o congresos en los temas antes mencionados.

Datos:
Mail: j_medina27@hotmail.com / Facebook: Antonio Medina / Tw: @antoniomedina41

  • Curriculum a detalle      






  • Derechos humanos -
  • Conferencistas -
  • Diversidad sexual -
  • Estrategias de comunicación -
  • Proyectos de investigación -
  • VIH -
  

Piñatas libertarias

Dic 19, 2019 Comentarios desactivados en Piñatas libertarias by

Por Antonio Medina Trejo

Romper una piñata es la acción divertida que libera las ansias de la colectividad por destruir el mal y recibir el bien. Es liberar la frustración de pegarle a ciegas a ese objeto colgante que se burla zangoloteándose en el aire y sintiéndose intocable.

Romper la piñata es el resultado de la fuerza que acumulan los palazos y que finalmente la quiebra o le hace hendiduras que la destruyen. El mal que esconde la piñata detrás de su figura, sea una estrella con siete picos (que simbolizan los pecados capitales) o la representación de un animal o un personaje de ficción, libera el bien para el colectivo que ansioso recibe sus frutos, dulces y alegrías.

La piñata que rompen afanosamente niños, niñas, jóvenes y adultos en las posadas decembrinas cobrarían un sentido social si les agregásemos un motivo de lucha para romper el mal y obtener el bien. Esta idea, que no es nueva, es extraordinariamente didáctica si el juego lúdico se pudiera convertir en un tema de reflexión social, que construya conciencia sobre los sucesos del acontecer cotidiano.

En ese sentido quiero pensar que romper la piñata con la imagen de un personaje público con poder (presidente, diputados, funcionarios públicos, clérigos, delincuentes o personajes discriminadores), podría ser la catarsis colectiva de quienes en su cotidianidad sufren los efectos de las malas decisiones de los representados en las piñatas.

El cántico cadencioso de “dale dale dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino”, con los ojos tapados y con un palo en la mano, podría traducirse como la terrible metáfora del ciudadano extorsionado, de la mujer violada, del niño burlado, del indígena discriminado, del gay apedreado, que ansiosos golpean a su verdugo por las desventuras de su vida cotidiana.

Al igual que los diablos de cartón que se queman en época de Semana Santa con la figura de personajes públicos –Salinas ha sido cliente frecuente de esta festividad por varios años y hoy Obrador toma la delantera-, darle duro a la piñata significa romper al mal político, al delincuente, al funcionario corrupto, al sacerdote violador o al personaje odiado; es una suerte de venganza colectiva que permite liberar los sentimientos de impotencia y desolación del ciudadano común.

Otra forma de uso didáctico a esta tradición sería usar los siete picos de la piñata tradicional con un concepto detestable por la sociedad y escribirlo o representarlo con imágenes: corrupción, discriminación, machismo, violencia, misoginia, racismo, homofobia, bullying, clasismo, desigualdad, pobreza, etc. Sumar los golpes y acabarla a palazos hasta romperla puede ser la culminación feliz de una lucha colectiva que rechace esos males.

Con ello, además de divertirnos, nuestros palazos tendrían un sentido de lucha. Tal vez contribuiríamos a tener una mayor conciencia de los males que aquejan a la sociedad, en particular a quienes son vulnerabilizados por sus diferencias, además de tener una actitud solidaria para quienes sufren la exclusión.

Es probable que pegarle a las piñatas libertarias, como me gusta decirles, podría generar discusión sobre lo que opinamos de quienes ostentan el poder y no les podemos decir nuestro sentir por su sordera y por estar en la estratosfera del poder, donde no se ve ni se escucha el sentir popular.

Sería deseable que esta actividad nos una en un propósito discursivo que comunique y divierta, como sucede con las calaveritas en Día de Muertos, esas rimas mortuorias que expresan frustraciones, críticas o simpatías hacia los vivos y las vivas.

Después de todo qué sería de México sin el sentido del humor, ése que no está privatizado ni tiene derechos de autor, sino que vive en lo social a través del sarcasmo popular que expresa lo que nos duele, nos lacera y nos hunde en la más terrible de las desesperanzas.

Reírnos de nuestro dolor en el relajo de la fiesta y surtir a palazos al opresor representado en una piñata nos puede liberar del tedio político de todo el año y aportarnos reflexión y conciencia sobre la defensa de nuestras derechos como ciudadanos y ciudadanas.

¡Rompamos la piñata del mal gobernante y de los cánceres sociales en estas fiestas decembrinas!

¡Feliz fin de año!

@antoniomedina41

Comentarios

comentarios

Artículos, Letra S

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.